Los europeos neutralizaron la cuota de cortes vacunos de alto valor concedida al Mercosur con una jugada magistral

En los últimos años la concreción de un acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur fracasó en reiteradas oportunidades siempre por el mismo escollo: la imposibilidad de que los europeos aceptasen habilitar una cuota de importación razonable para el ingreso de cortes bovinos enfriados de Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.